Después de un pequeño paréntesis dedicado a otro tipo de puntos, volvemos a nuestros orígenes, o por lo menos al tema que dio pie para abrir nuestra pequeña tienda virtual hace ya casi un año (cómo van pasando los meses, verdad?!)
De las últimas publicaciones con las que nos hemos hecho para estar al día en las novedades ( porque a ver si os vais a pensar que el punto no ha evolucionado desde nuestras abuelas o no se pone de moda una u otra cosa según las pasarelas) ¿Os no os dais cuenta que desde hace unos años hay prendas como los cuellos, que han  aparecido para quedarse en nuestros armarios? ¿Y qué me decís de los bolsos y monederos de punto? Por no meternos en el infinito mundo del trapillo... Pues, volviendo a lo que decía, de las últimas publicaciones que hemos adquirido,   KATIA nos ha dado muy buenas ideas para presentaros este Otoño invierno. Del mismo modo que mi mitad en TLPyP, Luisa, es de 2 agujas y tejer, yo soy más de una sola y ganchillar, así que el modelo que hoy ponemos en el escaparate es un trío de boina, cuello y mitones que hemos copiado de la revista Katia Principiantes 2 de esta temporada.
He preferido utilizar una lana en colores fríos, aunque todos los tonos de esta firma que tantos años lleva dedicando al mundo de las labores son maravillosos y tentadores.
El resultado es muy calentito y confortable, va muy bien con diferentes formas de vestir y en su diseño, yo creo que une el encanto de las labores más tradicionales, como los granny squares con el desenfado y la juventud de formar parte de un atuendo informal y moderno.

Atreveos a lucir punto este Otoño, ganaréis un plus de calorcito y unas cuantas combinaciones para no hacer de vuestra ropa lo de siempre.
El trío está disponibe en el tono que elijáis, ya que es una labor por encargo, así que aprovechad esta ventaja  y pensad ya en ese color que tanto os favorece. Si preferís tan sólo una de las prendas, consultad nuestra sección "bufandas, gorros y más...", clicad en la pestaña y allí podréis ver estos y otros modelos diferentes.
El invierno no será tan crudo si le ponéis el color adecuado, solo hace falta, entrar en TLPyP y ...
...elegir algo bonito.


Punto, del latín punctum, agujero que se hace al pinchar.

Un punto es un ente adimensional que describe una posición en el espacio, o un signo de puntuación, también podemos hacer un punto de sutura o señalar un punto cardinal, podemos pasar por un punto negro en la carretera, quedarnos en punto muerto o anotar un punto que sube al marcador. Podemos también cantar un punto de habanera, hacernos un punto en la media o llegar a un punto de inflexión en nuestra vida. Si hablamos de hilos podemos tejer diversos puntos: bobo, inglés, de arroz, de cadeneta,. . . punto alto, bajo, cangrejo . . . y si definitivamente son los utilizados al bordar nombramos estos: punto medio, de tallo, mosca y, sin duda, el puntazo del punto, ese que más nos suena, el PUNTO DE CRUZ.
El punto de cruz es una de las formas de bordado más antiguas que se pueden encontrar por todo el mundo, la historia de esta forma de arte, a partir de sus humildes orígenes, fue evolucionando para convertirse en una técnica decorativa y ornamental. Y así nos han llegado fragmentos antiguos de ropa hallados en yacimientos arqueológicos de Egipto (500 a.de C.) o del Asia Central (850 a. de C.) donde aún hoy se utiliza en los trajes tradicionales de aquellas regiones.
El verdadero punto de cruz, idéntico al que se realiza actualmente, hizo su aparición en Europa durante la Edad Media, para luego difundirse ampliamente durante el Renacimiento. Ya en el año 1500 empezaron a circular los primeros esquemas, y en los Estados Unidos el primer muestrario de punto de cruz conocido se localiza en el museo Pilgrim Hall en Plymouth, Massachusetts, que fue elaborado por Loara Standish, hija del capitán Myles Standish, alrededor de 1653, toda una precursora que, hoy, de seguro sería una bloguera como yo y andaría a vueltas con sus proyectos por todo lo ancho y lo largo de la red.
Como veis, en TLPyP no estamos descubriendo nada nuevo y hoy en día son muchísimas las publicaciones, espacios en internet y modestas o grandes tiendas de barrio los que se dedican a la difusión y enseñanza y, como no, venta de este tipo de bordado.
Hoy queremos ofreceros la posibilidad de disfrutar o regalar este tipo de artesanía sin necesidad de que os pinchéis los dedos. El punto de cruz es muy decorativo y versátil, daros cuenta que hoy en día existen programas de ordenador que permiten pasar cualquier tipo de dibujo o fotografía a un esquema de bordado, ya sea color o blanco y negro, un retrato o una pintura famosa.
No vamos a engañarnos todas ahora y decir alegremente que son labores que se hacen en una tarde, no, ni tampoco en dos ni en tres, pero se pueden hacer detalles muy personalesy muy resultones: unos baberitos para un recién nacido con su nombre o su mascota preferida, un pañito con un motivo navideño para adornar la mesa de las fiestas, un cuadro que conmemore la fecha de una boda, unos trapitos de cocina con el nombre de tu mamá.
Mil cosas y muy bonitas que nos podéis encargar y nosotras estaremos encantadas de daros precios y fechas de entrega, porque eso sí, pensad que estas cosillas no se hacen de un día para otro, y hay que avisar con cierta antelación si el encargo tiene fecha límite.
Animáos y pensad en TLPyP no sólo para prendas de ropa porque ya veis que también ofrecemos detalles originales y únicos en este punto tan vistoso. Ya sabéis, os ponéis en contacto, vía Facebook, mail, comentario de blog. . . y estaremos encantadas de recibir vuestras propuestas, ideas, sugerencias o críticas, que todo es necesario y ayuda , y si ya tenéis claro lo que queréis, estupendo, porque ya estamos aguja en mano ( en dedos) dispuestas a bordar, punto por punto, todo lo bonito que hayáis escogido.
Ah, y no os preocupéis si tenéis una idea pero no disponéis del esquema del dibujo o las letras, tenemos muchas publicaciones que os ayudarán a elegir lo que más se adecúa a vuestro proyecto;  y lo contrario, también podéis enviarnos el esquema en el que estáis pensando y nosotras realizarlo.
Recordad que estas labores las realizaríamos por encargo, el precio y las fechas de entrega son personales y se comunican directamente con cada cliente, por eso no aparecen más que estas fotos como ejemplos para daros una idea, pero sin precio.
Espero no haber escrito hasta el punto de aburriros, así que buscaré el punto final y os dejo con otra faceta de las labores a vuestra disposición, una oportunidad más de . . .ELEGIR ALGO BONITO !
FELIZ SEMANA

Llegados a este punto de Octubre, decir que el Otoño es una época de cambios y renovación suena a lo de siempre, y sin embargo decenas de campañas publicitarias nos hablan de ello, bien sea para renovar nuestro fondo de armario, dar brillo a nuestro pelo tras el verano playero o cambiar el desorden hogareño por una decoración sueca sobria y funcional.

El Otoño hace que volvamos la vista al interior de nuestras casas, quizá porque debido a los temporales y los días más cortos pasamos más tiempo en ellas, así que miramos este y aquel rincón de la salita o del recibidor pensando que algo le falta, que deberíamos de darle a nuestro hogar un poco de personalidad, de calidez, de color...
Hay pequeños detalles que parecen pasar inadvertidos, complementos sencillos que no pasan de moda a pesar de los tiempos; y sí, es cierto, la palabra tapete suena un tanto viejuna y en España el explosivo cambio de los últimos treinta años los ha hecho casi desaparecer de nuestros muebles por una, y es mi opinión, mal entendida modernidad.
¡Fuera con los pañitos de la abuela sobre la mesa del comedor y que pase el estilo impersonal y uniforme de los catálogos de muebles! No tengo nada en contra de las vanguardias, ni tampoco soy fan de tapizar con tapetes hasta el cuarto de baño, pero, si estáis un poco atentos a las últimas tendencias, todo está volviendo de nuevo a lo básico, a lo auténtico, a lo casero, a las cosas hechas con paciencia y arte, que tienen personalidad. . . ¿Por qué será?

Pues porque aunque ahora se multipliquen los blogs en los que se enseñe a hacer pan, mermeladas y jaleas, yogures, bufandas o colchas hechas con retales ( sí, eso que los americanos en su lengua vernácula llaman patchwork ) es lo que se hizo toda la vida y nosotras en TLPyP, aunque modernas y usuarias de las redes sociales, que utilizamos en nuestro vocabulario palabras como retweet, trendy y hashtag, no hemos tirado con los pañitos por la ventana ni con los patrones para hacerlos, y si vosotr@s queréis llenar esos rincones sosos de vuestro salón con mucho color y personalidad aquí tenéis dos buenos ejemplos para comprar en nuestra tienda.
Dos preciosos doillies (que dirían los ingleses desde el siglo XVII) quedarán bien en cualquier ambiente y no solo sobre una mesa de centro, alegrará vuestra cocina o soportará una bonita maceta, o dará vida a la cómoda de vuestro cuarto. . .
Si vuestras abuelas piensan que ya no se hacen cosas así, dadles una sorpresa y regalarle algo lleno de amor hecho para ellas, en su color favorito y el tamaño que os venga bien ; y si estáis deseando tener algo bonito y vuestra abuela es de las que hacen dulces riquísimos pero no ganchillo, pídenos uno para hacer de tu casa un hogar y de tu entorno diario un rinconcito acogedor...
Dan ganas de hacerse un cafecito y acurrucarse bajo la manta, eh?
Venga, a qué esperas?
¡Elige, por fin,algo bonito!