Los que me conozcan un poco y se fijen en mi atuendo habitual, sabrán que los estampados florales forman parte de mi vestuario; y hasta resulta raro el día en que, o bien en los pies, o bien en la cabeza, no lleve plantada (nunca mejor dicho) alguna flor.
No lo hago de manera premeditada y aunque, naturalmente, cuando me visto soy consciente de lo que me pongo, reconozco que me llaman la atención desde la percha.
Eso si, lo advierto, no me gusta cualquier estampado de flores. Porque cuando una se lleva la fama del "floripondio a toda costa" se arriesga a que cualquier tipo de vegetación colorida y susceptible de tener pétalos y estambres, no importa en que prenda o tejido esté dibujada, caiga en sus manos con la excusa de que.... "Tiene muchas flores, te gusta, verdad?"
La historia del estampado floral es tan antigua casi como el mundo, y es natural, porque la imitación de la naturaleza es uno de los temas más recurrentes del arte. No importa el tiempo que pase ni las modas que se sucedan, los artistas terminan volviendo a mirar el maravilloso entorno natural que les rodea para buscar inspiración.

Hace tiempo que encontré en la biblioteca este libro, muy útil a la hora de entender e indagar sobre la historia y el significado de los diseños en el ámbito textil. En sus páginas hay información, no solo de, por ejemplo, los motivos florales en la historia de las telas, sino que también nos habla de las distintas calidades de los tejidos en los que se bordaba, se estampaba, se tejía, etc. Sus fotografías, tomadas de telas históricas expuestas en museos, nos muestran linos, lanas, sedas, de todo el mundo y de todas las épocas. Flores en forma de guirnalda o de ramo, con diseños art decó o naturalistas, estampadas en algodón de la India o entretejidas en alfombras. Os recomiendo también la página del Victoria & Albert Museum, museo londinense dedicado a las bellas artes y al diseño, fuente de la cual esta publicación ha tomado la mayor parte de sus preciosas ilustraciones.
Yo no soy una experta, ni mucho menos, en diseño ni bellas artes, pero para estar en contacto con patrones, hilos, modelos.... no está de más leer este tipo de literatura de vez en cuando; como suele decirse, el saber no ocupa lugar, y cuando se adquiere con los fondos públicos de una biblioteca, ni ocupa lugar, ni cuesta dinero.
Ahora os estaréis preguntando donde está el meollo de la cuestión de esta nueva entrada, qué prenda os vamos a presentar y a qué viene toda esta introducción sobre flores y tejidos. Efectivamente tenemos algo nuevo que ofreceros y esperamos que os guste.

Ya os estaréis dando cuenta del porqué de las flores...
Este chal está pensado para no pasar desapercibido, tanto por su color rosado que realza el tono de la piel bajo el calado, como por las flores y helechos que envuelven la figura. ¿Y qué nos decís de la puntilla que cae y da movimiento al conjunto?
Estamos convencidas de que este chal podría ser el complemento perfecto que estáis buscando para una próxima ceremonia o una fecha especial. ¿No es el color que estabais buscando? ¿No es el diseño ideal? No es un problema: poneos en contacto con nosotras, buscadnos en Facebook, y estaremos encantadas de elegir con vosotras algo bonito  para que luzcáis perfectas. Y ya sabéis, no sólo os podemos ofrecer chales, si visitáis nuestra web, podréis ver todo lo que hacemos y os podréis hacer una idea.
Este modelo estará próximamente expuesto en el escaparate de "La muñequita", nuestra mercería de confianza en Monforte de Lemos. Agradecemos, una vez más a Mariví, su dueña, su colaboración para que podamos mostrar nuestras prendas y su amabilidad para con Te lo Pones y Punto.
Os deseamos a tod@s un muy feliz verano.  Elegid la alegría, la sencillez, la sonrisa... no hay estampado más sencillo y bonito para adornar el día a día.