Antes de nada, debería anunciaros que, en esta entrada, lo que vamos a presentar es nuestra versión de la chaqueta de angora que lució Kate Middleton, a la sazón futura Catalina de Inglaterra, en su boda el pasado 29 de Abril del 2011.
Lo digo porque normalmente me suelo ir por las ramas y os cuento mil y una historias para adornar nuestro escaparate y hacer menos prosaica nuestra intención de venderos alguna de nuestras prendas. Es cierto que este blog está dedicado a la promoción y venta de prendas de punto, como ya sabéis, pero no dejéis de leer la entrada en este momento pensando que os voy a hablar de promociones y descuentos, porque os prometo que si leéis hasta el final, no sólo estaréis deseando visitar nuestro escaparate para ver nuestras creaciones sino que también os habréis enterado de alguna que otra curiosidad que antes no conocíais.
Pues bien, tras este alarde de sinceridad y autopromoción gratuíta vamos a dar un salto en el tiempo sin "condensador de fluzo ni DeLorean" ( ver "Regreso al futuro" ) al siglo III en plena Roma, allí gobernaba el emperador Claudio II ( como veis no salimos del rancio abolengo ).
Al bueno de Claudio no se le ocurrió mejor idea que proveer a su ejército de soldados aguerridos y sin ataduras, por lo que les prohibió expresamente a los jóvenes reclutas el poder casarse y desgastar sus fuerzas en la dura batalla del noviazgo y el matrimonio. Sí, en aquel tiempo estaba más de moda aquello de "haz la guerra y no el amor" y no al contrario, pero sigamos... porque a grandes males siempre hay grandes remedios, y quién mejor que San Valentín para solucionar el entuerto? En principio el tal Valentín aun no tenía el San delante, pero se lo ganaría celebrando las bodas de los mozos casaderos en secreto y tratando de convertir a Claudio al cristianismo. A pesar de que éste mostraba cierto interés, los esbirros del gobernante, personajes que no pueden faltar en toda buena historia, le quitaron la idea de la cabeza y Valentín fue encarcelado, ridiculizado por sus creencias y retado a devolver la vista a la hija de un oficial carcelero. El milagro se produjo, pero esto no ablandó el duro corazón de Claudio que lo martirizó y ejecutó el 14 de febrero del año 270.
Vale, hasta aquí la crónica popular, sin embargo ésta es la versión más extendida que nos habla de la tradición, luego habría que preguntarse por qué coincide el martirio del santo con la celebración de las Lupercalia, una festividad absolutamente pagana, desenfrenada y febril que celebraban los romanos en aras del amor y la fertilidad, y a este respecto no es necesario que añadamos mucho más....; tan solo que uno de los primeros concilios de la Iglesia Católica, allá por el 325, trató como uno de los temas principales el convertir las fiestas paganas de la Roma imperial en celebraciones religiosas, porque viendo aquellos jolgorios romanos, ríete tú de la batalla del vino de Haro, los Sanfermines, Miss camiseta mojada y la tomatina de Buñol.
En España, ya nadie se acuerda, claro, pero San Valentín nacía en una promoción de Galerías Preciados el 3 de Febrero de 1948, ya había llovido desde Claudio y los concilios, y por supuesto el motivo fue puramente monetario. Como en todo, aquí tardamos un poquito,
( bah, casi unos 100 años de nada ) en percatarnos del tirón comercial del santo, y es que, para esos negociados, hay que rendirse siempre a la idiosincrasia norteamericana, ( money, money, money...)
Fue en 1840 cuando Esther A. Howland, graduada en el puritano ambiente del Seminario Femenino de Mount Holyoke,en  Boston, Massachusstes, se convirtió en una visionaria y revolucionó el mundo de la tarjeta postal. Sus padres se dedicaban a la imprenta pero no se habían traído de la vieja Europa la tradición pícara del santo del enamoramiento. Fue cuando Esther recibió un precioso "valentine" ( pues así se dieron en llamar las postales que celebran el 14 de Febrero) desde la victoriana Inglaterra cuando se le ocurrió hacer unas cuantas para probar... y desde Maine hasta California se extendió su fama, tanto que en su primer muestrario pensaba hacer unos 200 $ ( dólares americanos del siglo XIX ) y volvió a casa con encargos por valor de 5000$ !!! ( Ay, tendremos que inventar en TLPyP la chaqueta del amor....) Pero, qué estoy diciendo, si ya la hemos inventado y tejido..., nuestra chaqueta de angora especial bodas reales !!!
Está bien, seamos sinceras, no la inventamos nosotras... también nos llegó la inspiración como a Esther Howland de parte de los británicos en medio de su pompa y circunstancia...
La pestigiosa casa Alexander McQueen y su diseñadora Sarah Burton fueron los encargados de vestir a Kate Middleton para su enlace con el príncipe Guillermo y eligieron una encantadora chaquetita de angora para la recepción en la tarde del día de la boda. En un principio dejó a todos perplejos por semejante elección, se diría poco glamurosa, que peca de una simpleza impropia de un acontecimiento de tal magnitud, sin embargo la crítica se rindió y Clare Mukherjee, experta wedding-assistant dijo en el digital Huffington Post
"Como asistente de novias, a primera vista, el bolero me parecía bastante innecesario y extraño. Sin embargo ;examiné mirada de la duquesa y aprendí a amar y entender el propósito del bolero. La angora y el punto trajo suavidad y la verdadera feminidad a su mirada. También fue una idea práctica, Inglaterra en Abril puede ser bastante fría, y estoy segura que el bolero permitió a la duquesa relajarse y estar cómoda, y  ¿qué  novia no quiere eso en su noche de bodas ? Así que tengo una avalancha de solicitudes de bolero de angora de  novias en proyecto. No sabría dónde encontrarlos y tenía que hacerme la pregunta temida, es que existen ?! No todo el mundo puede acceder a Sarah Burton y el equipo de McQueen y solicitarles uno! "
Nosotras siempre le estaremos agradecidas a Sonia, hermana de Iria Quiroga Carballada, que tuvo la brillante idea de vestirla como una verdera princesa y pensó en nosotras, y no en Sarah Burton, para tejerle el bolero de angora más comentado de la historia de la moda ( que sepamos nosotras, claro ). Y así de guapa lo lució el día de su boda, una preciosa boda otoñal que se prestaba ideal a este tipo de prendas confortables; nos sentimos felices de poder cumplir su encargo, pues el cuidado que pusimos en cada punto no hubiera sido mayor si de un encargo de Zarzuela se tratase. Está tejido en auténtica y suavísima angora, ligera, cálida... y se puede adaptar a tallas y edades, no sólo a novias, pensad en otros eventos que requieran un toque natural pero exclusivo: una cena, una comunión, ... y es absolutamente combinable con diferentes looks no sólo en blanco, claro, la angora y la angorina ( variedad más económica) se puede encontar en otros tonos al gusto de todas.
San Valentín no es una celebración romanticona y ñoña en la que las adolescentes se alborotan si reciben una rosa roja y en Lidl se ponen de oferta bombones y picardías; me gusta más la visión anglosajona del asunto que, si bien es comercial hasta la médula, le da una vuelta de tuerca. San Valentín se convierte así en el patrono de la amistad y el amor en todas sus variantes, y se envian tarjetas troqueladas y acorazonadas también a las madres, las hermanas, los amigos y amigas, los niños y niñas... Y es entonces cuando me gusta el detalle de Sonia con su hermana Iria, un detalle de amor digno del más auténtico San Valentín, natural como la lana y el pelo de angora, hecho desde el corazón y para el corazón aunque no fuese 14 de Febrero. ¿Podrá el calendario mandar en el amor? En el amor no manda el calendario, ni en el amor ni ... en el momento de elegir algo bonito!